Yacimientos arqueológicos

La parte final del cauce del Riu Millars cuenta con ricos y variados yacimientos arqueológicos que son una muestra del pasado de la zona y un valor de futuro. Fue precisamente aquí donde proliferaron núcleos de población desde el neolítico hasta la época musulmana y de reconquista. También sirvió de vía de acceso desde el interior montañoso hacia el mar y viceversa, aportando materiales fenicios occidentales desde el Mediterráneo hasta el interior de la provincia de Castellón.

A pesar de que algunos lugares que han sido testigos de estos momentos han desaparecido por la evolución y desarrollo humano, todavía podemos encontrar los siguientes restos, declarados Bienes de Interés Cultural (BIC) :

  • Yacimiento arqueológico del Torrelló de Boverot, de los siglos XI a II a.d.C.
  • El puente medieval de Santa Quiteria, que une Vila-real con Almassora y data del siglo XIII
  • El Castell Vell, localizado cronológicamente entre los siglos XIII a.d.C y XIII de N.E. y del que se partió para fundar Almassora.
  • El Pont Nou se encuentra entre los términos de Vila-real y Almassora y está datado del siglo XVIII

También existen dentro del Paisaje Protegido los siguientes yacimientos arqueológicos considerados según la Ley de Patrimonio como Espacios de Protección Arqueológica:

  • Vila Seca, ubicada en la partida Boverot
  • Forcall, asentamiento paleolítico ubicado en la unión del cauce del Millars con la Rambla de la Viuda.
  • Terrasses de Pont Nou, del paleolítico superior.
  • Vinarragell, en Burriana, posible puerto fenicio muy relacionado con el Torrelló.

Por último, tenemos Áreas de Vigilancia Arqueológica donde se han encontrado objetos arqueológicos:

  • Primera Llum, dentro del Torrelló
  • Villa Filomena, en los alrededores del puente de la Ermita de Virgen de Gracia.
  • Azud de Almassora-Castelló, originario de los tiempos islámicos.